Reglas de Catalogación Angloamericanas 2 (AACR2)

Como ya hemos visto, las normas ISBD solamente consideran la descripción bibliográfica, de manera que aún había un gran vacío normativo en la creación y la redacción de los puntos de acceso.

 

Por ello, la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA), a partir de las Reglas de Catalogación Angloamericanas o AACR (Anglo-American Cataloguing Rules), publicadas en 1967, desarrolló las AACR2 (Reglas de Catalogación Angloamericanas, segunda edición). Éstas son unas normas orientadas a todo el conjunto del análisis formal y adaptadas a las bibliotecas anglosajonas, aunque luego se han extendido a diversos países de todos los continentes.

 

Las Reglas de Catalogación Angloamericanas (segunda edición) establecen tanto las normas ISBD para la descripción bibliográfica, como la normativa para la creación y la redacción de los puntos de acceso.

Contenido compl.

Contenido compl.

En consecuencia, estas normas constan de dos partes diferenciadas:

 

1) La primera recoge las diferentes normas de descripción ISBD.

 

2) La segunda establece el criterio de elección de los puntos de acceso (autores personales, entidades y títulos) y su forma de redacción. Asimismo, pauta si es necesario establecer relaciones entre entradas o elementos.

 

Las Reglas de Catalogación Angloamericanas 2 se publicaron por primera vez en 1978. Desde esa fecha se han efectuado diversas revisiones y actualizaciones, motivadas por diversos hechos.

 

En primer lugar, hemos de considerar que las AACR están pensadas para la catalogación manual. Es decir, no prevén que sea posible relacionar o enlazar diferentes elementos, como sí que nos permite ahora un catálogo automatizado. Por ejemplo, al buscar por un nombre de una persona en un catálogo automatizado, ésta puede aparecer como autor de una obra y como materia de un estudio, o bien se nos permite relacionar las obras en su idioma original con sus traducciones o ediciones.

 

En segundo lugar, ha habido una evolución en la filosofía de la recuperación de los documentos, es decir, en cómo deberían ser los puntos de acceso para recoger toda la información y con ella, todos los documentos pertinentes.

 

Por último, en un entorno de automatización, en 1990 la IFLA publicó un estudio sobre los requisitos funcionales que deberían seguir los registros bibliográficos (functional requirements for bibliographic records, FRBR). En este estudio se presentó un modelo innovador para estructurar el universo bibliográfico al establecer relaciones entre entidades dentro de un entorno automatizado de catalogación.

Así pues, para adaptarse a este nuevo modelo y dar respuesta a las necesidades catalográficas del creciente entorno automatizado, se llevaron a cabo varias revisiones de las AACR2, la última de las cuales se realizó en 2003. La normativa que se utiliza actualmente es la segunda edición de las AACR2, revisadas en 2002 y actualizadas en 2005. En su edición de 2005, estas normas están traducidas a diversos idiomas, y la fecha de edición en esos idiomas puede ser posterior.

Un comité de especialistas, el ya desaparecido Joint Steering Committe for Revision AACR, fue durante esos años el encargado de la revisión y el mantenimiento de las normas. Actualmente, el Joint Steering Committee for Revision se ha convertido en el Joint Steering Committee for Development of RDA (JSC), que está trabajando en el nuevo código “RDA: Resource Description Access” cuya edición está prevista para 2009.

Actualmente, estas normas están implantadas en instituciones y organismos, como las bibliotecas nacionales de distintos países. Unos han adoptado su versión íntegra, y otros han realizado adaptaciones.

Ved también

Ved también

Contenido compl.

Contenido compl.

Contenido compl.

Contenido compl.

En España disponemos de una adaptación, recogida en las Reglas Españolas de Catalogación (REC), cuya última edición revisada es de 2003.

En Cataluña se optó por seguir la versión original de las Reglas de Catalogación Angloamericanas, de manera que disponemos de dos ediciones de las AACR2 en catalán: una publicada en 1996 y la otra en 2007. Esta última está concebida como un recurso continuo, es decir, tiene hojas intercambiables.

Bibliografía

Bibliografía

Es necesario señalar la creación de concreciones por parte del Consorcio de Bibliotecas Universitarias de Cataluña (CBUC) y de la Biblioteca de Cataluña. Este hecho ha contribuido a unificar las prácticas catalográficas y ha facilitado el intercambio y la cooperación entre bibliotecas.

Otros países disponen de versiones adaptadas a sus necesidades, de manera que presentan ligeras variaciones con respecto a las AACR2. Es el caso de las normas AFNOR en Francia, las normas RAK en Alemania o las normas RICA en Italia.

 

En definitiva, las AACR2 son un instrumento para la catalogación de documentos, puesto que recogen, en su primera parte, normas de descripción, como la selección de fuentes de información y los elementos que describen el documento (adaptación y actualización de las normas ISBD), y en su segunda parte, normativa sobre la elección de los puntos de acceso y su redacción.

Reflexión

Reflexión

Reflexión

Reflexión

 © Fundació per a la Universitat Oberta de Catalunya