Clasificación según el grado de información

Dado que no se puede adoptar un único criterio de clasificación, nuestro modelo para clasificar y describir las fuentes de información partirá del modelo más clásico y frecuentemente utilizado por los diferentes autores: el grado de información. Este criterio es uno de los más utilizados entre los usuarios y las unidades de la información, ya que clasifica las fuentes según el grado de elaboración o nivel de información que proporcionan en fuentes de información primarias, obras de referencia, fuentes de información secundarias y fuentes de información terciarias o secundarias refundidas.

  • Fuentes de información primarias.
    • – Proporcionan información nueva, original y final en sí misma.
    • – No remiten ni complementan a ninguna otra fuente.
    • – La información que se ofrece empieza y acaba en el mismo documento.

Ejemplo

Monografías, publicaciones periódicas, literatura gris.

  • Obras de referencia. Son cualquier documento, fuente, proceso o servicio que sirve para resolver dudas puntuales e iniciar el conocimiento de una materia. Todo material de referencia debe responder a las preguntas quién, cómo, dónde y cuándo.

    • – Son de fácil acceso.
    • – De consulta rápida inmediata, ocasional.
    • – Satisfacen una necesidad informativa puntual.
    • – Sirven como primer paso para la búsqueda y localización de información.
    • – Herramientas de ayuda.
    • – Proporcionan conocimientos básicos sobre información general, especializada o multidisciplinar.
    • – Aparecen en distintos soportes (papel, en línea, CD-Rom).

Ejemplo

Enciclopedias, diccionarios, anuarios, directorios, guías, etc.

  • Fuentes de información secundarias. Son aquellas que proporcionan información fruto del análisis de las fuentes primarias.
    • – No contienen información nueva, final u original.
    • – Indican qué fuente o documento puede proporcionarnos la información.
    • – No contienen información acabada.
    • – Siempre remiten a fuentes o documentos primarios.

Ejemplo

Catálogos de bibliotecas, catálogos comerciales, catálogos colectivos, repertorios, bases de datos

  • Fuentes de información terciarias o secundarias refundidas. Son aquellas fuentes cuyo contenido es el resultado del tratamiento documental de las fuentes secundarias, remitiendo a otras fuentes o a otros documentos secundarios.

Ejemplo

Bibliografías de bibliografías, bibliografías de repertorios.

En la tabla siguiente mostramos qué fuentes abarca cada una de estas tipologías en función del tipo de información que proporcionan: primaria, referencial, secundaria y secundaria refundida o terciaria.

Clasificación de las fuentes de información según el tipo de información que proporcionan

Fuentes de información primarias

Obras de referencia

Fuentes de información secundarias

Fuentes de información terciarias*

  • Libros (monografías, manuales, libros de texto...)
  • Literatura gris
  • Tesis doctorales
  • Informes
  • Actas de congresos
  • Patentes
  • Normas
  • Traducciones
  • Publicaciones periódicas
    • – revistas
    • – boletines
    • – diarios
    • – publicaciones oficiales

  • Documentos no textuales
    • – Iconográficos (carteles, cuadros, fotos...)
    • – Proyectables (diapositivas, microfichas...)
    • – Sonoros (CD, discos...)
    • – Audiovisuales (películas...)

  • Diccionarios,léxicos, vocabularios, tesauros
  • Enciclopedias
  • Anuarios
  • Directorios
  • Manuales y tratados
  • Guías
  • Fuentes geográficas
    • – atlas
    • – mapas

  • Fuentes biográficas
    • – memorias
    • – diarios
    • – autobiografías
    • – biografías

  • Fuentes estadísticas
  • Directorios
  • Bibliografías
    • – Catálogos
    • – Repertorios

  • Boletines de índices, sumarios y resúmenes
  • Bases de datos referenciales
  • Recursos de Internet
  • Bibliografías de bibliografías
  • Guías de obras de referencia
  • Manuales de fuentes de información
* También llamadas secundarias refundidas

Hay que tener en cuenta que, a su vez, cada una de estas clasificaciones permite realizar múltiples combinaciones entre sí a la hora de describir las fuentes de información. Por ejemplo, un diccionario se puede clasificar por su procedencia como documental; por el grado de información, como primaria; por el canal de transmisión, como electrónica; por la cobertura geográfica, como nacional; por el tipo de información, como lingüística; y por su grado de accesibilidad, como de libre acceso.

Otro elemento importante digno de consideración es que cada una de estas fuentes pueden ser tanto impresas como electrónicas y materializarse en una serie de documentos que son los que interesan tanto a los usuarios como a las diferentes unidades de información; por eso no distinguimos entre fuentes impresas y fuentes electrónicas, ya que para nuestro estudio las consideramos de forma indistinta.

 © Fundació per a la Universitat Oberta de Catalunya