La construcción social del sexo ha determinado también diversas tareas para cada uno de los géneros. Haz clic en las pestañas y descúbrelos.

Trabajo productivo / Trabajo reproductivo

Hombre dando una charla ante centenares de personas / Mujer cuidando de su padre enfermo

Normalmente las tareas asignadas a las mujeres están desvalorizadas y su esfera es la doméstica. Las tareas asignadas a los hombres están en la esfera pública y son mejor consideradas socialmente.

Segregación ocupacional

Hombre ejerciendo de obrero de la construcción

También en el mercado laboral se proyectan estas diferencias. Estableciéndose oficios masculinizados: construcción y afines, transportes, industria, etc; y profesiones feminizadas: enfermeras, maestras, limpiadoras, etc. Es lo que se conoce como segregación horizontal.

Otra segregación que establece el mercado laboral a partir de los estereotipos y roles de género es la vertical: por la cual en los puestos de representación, poder y toma de decisiones hay mayoritariamente hombres; mientras que las mujeres tienen mucha dificultad de atravesar esa esfera. A este fenómeno también se le lama techo de cristal.

Discriminación salarial y acoso sexual

Una empleada se siente acosada por su superior, que la coge del hombro y se le acerca

Otro tipo de discriminación que afecta a las mujeres, y que está relacionada con ese rol más secundario es la discriminación en el salario: donde trabajos iguales reciben distinta retribución en distintas empresas, e incluso en algunas empresas trabajos con las mismas tareas y funciones reciben distinta retribución.  En el primer caso es relativamente fácil detectar la discriminación, sin embargo habitualmente se debe a que personas que desempeñan dos tipos de trabajos equivalentes reciben retribuciones distintas, debido a que se infravaloran aspectos del trabajo normalmente realizado por mujeres.

También la construcción de género influye en fenómenos como el acoso sexual: El acoso sexual es una forma de violencia: una violencia sexual con connotaciones tanto de violencia física como de violencia psicológica. El acoso sexual es una forma de discriminación que ocurre cuando una conducta no deseada de naturaleza sexual interfiere con el trabajo individual. Es un comportamiento que atañe a ambos sexos, pero el número de mujeres afectadas es mucho mayor.

Usos del tiempo y los espacios

Mujer en la cocina de su casa, con su hijo en brazos, mientras trabaja con su ordenador portátil

No obstante a todos estos roles y conductas, las mujeres se han incorporado en las últimas décadas masivamente al mundo de lo público: empleo, política, finanzas, etc. Pero esta incorporación no ha tenido, de forma generalizada una trasposición de los hombre a asumir las tareas de lo domestico y reproductivo.

Es por ello que se dice que las mujeres tienen una doble jornada: la del empleo o trabajo productivo y la del cuidado de lo domestico (crianza, tareas del hogar, cuidado familiares dependientes, etc). Al ejercicio de armonizar estas dos jornadas, con el intento de que los hombres se incorporen también a lo privado se le llama conciliación de la vida familiar y laboral. Este es un tema prioritario en leyes y preocupación de la Administración.