Volver a la página principal

4. Concepto de variables y tipos

Todos aquellos factores, eventos o sucesos, susceptibles de cambio, ya de sea de origen personal, social, físico, etc., que pueda adoptar más de un valor en un continuo, se le denomina variable, así por ejemplo, la edad, es una variable cuantitativa continua, ya que puede adoptar más de un valor en un gradiente preestablecido; otro ejemplo, sería el género, variable dicotómica (es decir puede adoptar dos únicos valores) de naturaleza cualitativa. Por tanto, es la naturaleza de la variable la que nos determina la forma de estudio.

Clasificación de las variables:

Variable dependiente:

Hacen referencia a las características de la realidad que se ven determinadas o que dependen del valor que asuman otros fenómenos o variables independientes.

Variable independiente:

Los cambios en los valores de este tipo de variables determinan cambios en los valores de otra (variable dependiente)

Variables intervinientes:

Este tipo de variables determina las relaciones entre dos o más variables. Los resultados de las variables de estudio pueden verse afectadas por los valores o la interposición de otras variables controladas o no en el proceso de estudio. Estas variables nos permiten determinar los indicadores de variabilidad.

Todo proceso de investigación queda determinado por el número y naturaleza de las variables que incluyamos en un estudio, a mayor número de variables introducidas y controladas, mayor será la significación matemática de los resultados que arroje la investigación, por ejemplo, si estudiamos las características socioeconómicas de una zona, en la medida que introduzcamos y controlemos en nuestro estudio más de una variable, mayor será el poder predictivo y explicativo de nuestro objetivo de estudio, así si queremos explicar las características socioeconómicas de una determinada zona debemos introducir en nuestro estudio variables tales como, edad, nivel educativo, renta per cápita, actividad productiva, etc.

A mayor número de variables introducidas y controladas, mayor será la significación matemática de los resultados de la investigación.


Otra forma de clasificar las variables atendiendo a sus características sería:

  1. Variable continua: Cuando el objeto, suceso o fenómeno de estudio puede adoptar más de un valor en un continuo, por ejemplo la estatura de las personas es una variable continua ya puede asumir valores continuos.

  2. Variables discretas: Hace referencia a la categorización en términos cualitativos entre diferentes elementos o sujetos, por ejemplo, el sexo, clasificaciones sociales (alta, media, baja).

  3. Variables individuales: Se diferencia por las particularidades de los individuos, por ejemplo: color de pelo, nivel educativo.

  4. Variables colectivas: Se centra las características que presenta un determinado grupo de personas, por ejemplo, grupos religiosos, deportivos. etc.

  5. Variables antecedentes: Presenta como característica que los valores de la variable o variables objeto de estudio depende del valor de la variable antecedente, por ejemplo: si queremos estudiar el desarrollo tecnológico de una comarca, éste, va a depender de la variable nivel cultural de la población, ordenadores por habitante, etc.

Por tanto el término variable hace referencia a la cualidad o característica de un sujeto, objeto, hecho, grupo o acontecimiento que contenga, al menos, dos atributos en los que pueda clasificarse.

Las propiedades o atributos son las características, valores o cualidades de que se componen las variables. La edad como ejemplo de variable tiene un valor numérico (años que posee un persona, media de años que posee una determinada población) es una variable continua, la variable sexo por el contrario es dicotómica, es decir, adopta un valor u otro (hombre, mujer).

Medir una variable del tipo que sea, es asignarle valores para su acotación y estudio.

En el proceso de medición tenemos que tener en cuenta tres aspectos fundamentales:

  1. Que sea exhaustiva: la variable debe comprender el mayor número de atributos o valores posible.

  2. Que sea exclusiva: los atributos de una variable deben ser mutuamente excluyentes.

  3. Que sea precisa: realizar el mayor número de distinciones posibles.